Archivos de la categoría ‘Economía’

Conexiones

Publicado: febrero 16, 2016 en Comunicación, Conexiones, Economía

El pasado 12 de febrero a las 15:00 entró en funcionamiento para el público en general una parte sustancial de la L9 del metro, que permite conectar la zona universitaria de Barcelona donde está la Facultad de Economía y Empresa y las Facultades de Física y Química de la UB, la UPC, el Palau de Congressos de Catalunya e importantes hoteles, entre otros, con Fira Europa, hoy convertido en uno de los polos más significativos a nivel empresarial y económico de Catalunya con el Aeropuerto de El Prat, uniendo a la vez a tres municipios distintos como son Barcelona, L’Hospitalet de Llobregat y El Prat de Llobregat. Esta infraestructura ayuda a unir universidad, investigación y desarrollo (zona universitaria), con empresa y exposiciones (Fira Europa) con un entorno global  a través del Aeropuerto, a la vez que une distintas zonas de cada uno de los tres municipios donde transcurre esta línea que permiten hacer partícipes a la sociedad sin distinción.

Por tanto, vistos los éxitos evidentes de esta infraestructura, se pueden sacar las siguientes conclusiones:

  1. Los políticos y administraciones cuando colaboran, aún siendo de colores políticos distintos, permiten que la sociedad avance. El caso de la L9 es claro. Durante la mayoría del tiempo en los que se ha construido dicha parte de la infraestructura, cada ayuntamiento por donde pasa ha estado gobernado por un partido de un color político distinto.
  2. Los gobiernos nuevos deben saber respetar las buenas obras de los anteriores y no porque lo haga otro, necesariamente tiene que ser malo. Para ello es clave analizar, informarse, formarse y escuchar. La Generalitat ha cambiado hasta en tres ocasiones de color político en sus instituciones pero aún así, la infraestructura ha seguido y sigue avanzando.
  3. Presupuesto y calendario. Si se prevé construirse en 7 años, no puede tardar 17 y si se prevé un coste de 2.500 millones, no puede acabar costando 16.000. Generar expectativas que no se cumplen perjudica gravemente a la economía. Aspecto claramente a mejorar.
  4. Las sociedades avanzan y generan prosperidad si están correctamente conectadas. Nada de infraestructuras por el simple hecho de querer cortar cintas (muy propio de las épocas anteriores a la crisis). Las infraestructuras deben tener objetivos a priori y deben ser valoradas y examinadas a posterior. Para crecer, para terminar con una desigualdad, etc. Objetivos y valorar si se han cumplido. La L9, el Corredor mediterráneo, los accesos al Puerto de Barcelona, la T1 del Aeropuerto de El Prat, la T4 del Aeropuerto de Barajas o el AVE Madrid-Barcelona unido con la frontera francesa y París son infraestructuras que tienen un objetivo claro y que su consecución permite alcanzar los objetivos marcados. Para ello, necesariamente hay que escuchar a los que saben.
  5. La sociedad no puede ser reticente a estar más conectados. En el 2016, con las Tecnologías de la Información y la Comunicación, con la globalización a nivel económico, social, político y cultural, no debemos tener miedo a estar más y mejor conectados. Igual que cuantos más idiomas sabemos mejor, cuantas mejores y mayores vías para comunicarnos y conectarnos, sin duda, también mejor.

Noticias como la L9 del metro, el World Mobile Congress que se celebrará la semana próxima, el crecimiento por encima del 3% de nuestra economía o que Amazon ha decidido instalar un centro logístico en Barcelona y El Prat de Llobregat son elementos claros que favorecen que estemos más y mejor conectados, y por tanto, con más y mejores perspectivas económicas.

 

Anuncios


Artur Mas y su socio Oriol Junqueras

Artur Mas y su socio Oriol Junqueras

Artur Mas, aquel que se presentó a las elecciones teniendo 62 diputados para conseguir la mayoría absoluta de 68 y acabó con 50 (menos 12 diputados). Si alguien convoca elecciones avanzadas dos años pidiendo una mayoría excepcional y acaba obteniendo un 30% de votos y 50 de 135 escaños, cuando venía de tener un 38% de votos y 62 escaños, lo normal, es que asuma el mea culpa y se vaya. Pero Artur Mas no! Él sigue empeñado en mantenerse en la poltrona y muchos en su partido también quieren que siga para así ganar tiempo para competir por su sucesión.
Así que una vez habiendo hablado abiertamente de independencia, no le queda otra opción que lanzarse a los brazos de ERC. Podría sumar con otros, hacer la geometría variable que tanto nos tiene acostumbrados, pero sabe que cualquier giro hará que ERC engorde más y más. Este proceso es consecuencia de ir alimentando el separatismo. CiU lleva décadas poniendo en duda el marco constitucional y la unidad de España como país, así que a independentista, ni a ERC ni a la CUP le va a ganar.
No llevan ni 100 días de gobierno y parece que el pacto firmado entre Oriol Junqueras y Artur Mas a bombo y platillo para la gobernabilidad y la ESTABILIDAD en el Palau del Parlament, ha quedado completamente obsoleto. Ni presupuestos, ni leyes, ni convalidación de decretos ley, nada puede hacer Artur Mas al frente del Govern. Los Consejos de Gobierno de los martes son claros ejemplos. No toman medidas. No saben que hacer. Así que Mas, ni 100 días después, ya está buscando nuevas fórmulas de gobierno, pactar con el PSC, hacer un gobierno de coalición con ERC y PSC, suplicar que Oriol Junqueras y a Pere Navarro se incorporen a su gobierno… Un conjunto de ocurrencias que seguimos atónitos el conjunto de la sociedad. Un gobierno de la Generalitat perdido, un Presidente de la Generalitat que muestra síntomas de agotamiento, de seguir por seguir, sin ideas, sin agenda de reformas, sin rumbo.
El problema de todo esto es que los que padecen este desgobierno y esta inestabilidad es el conjunto de la sociedad catalana. No tener presupuestos o no hacer reformas, implica vivir alejado de la realidad de nuestro entorno competitivo. La sociedad y las empresas van a un ritmo al que los políticos se deben adaptar. Tomar decisiones rápidas, ágiles, dinámicas y eficientes. Los gobiernos, sean locales, autonómicos, nacionales o continentales como la U.E., no pueden ir a paso de tortuga o quedarse parados, de lo contrario, la realidad se les echa encima y acaba repercutiendo su pasotismo en la sociedad. Hoy hay que intentar atraer a empresas, intentar que las empresas no marchen, demostrar que puedes pagar tus facturas y no como está ocurriendo, que la Generalitat no paga a las farmacias, que tiene serias dificultades para pagar las nóminas a pesar de gestionar 40.000 millones de euros!!! Más que ninguna otra Comunidad Autónoma en España!

No se ven soluciones al actual laberinto con el actual status quo partidista catalán. En unas hipotéticas elecciones al Parlament, más CiU es más ERC, ergo, más problemas, más inestabilidad, más desgobierno, más separatismo, más despilfarro, más crisis! Para ello, debemos seguir apostando por un cambio de mayorías, que implique un cambio de paradigma. Nunca todavía un partido de ámbito nacional (que esté en Canarias, San Sebastián, Madrid, Sevilla, Murcia, Catalunya… y diga lo mismo en todas partes) como el único que existe en España, el Partido Popular, ha tenido responsabilidades de gobierno de ámbito catalán. Otros partidos como ICV o ERC en otros momentos, con muchos menos diputados y peso electoral del que tiene ahora el Partido Popular Catalán, han gobernado Catalunya. Para ello, debemos trabajar por una nueva mayoría en el Parlament catalán, vehiculada por el único partido catalán de ámbito nacional, no socialista y no separatista, que es el Partido Popular, que permita dar la vuelta como un calcetín a la actual situación. Un partido con bagaje de gobierno, no con ocurrencias basadas en ir a tertulias y con el único objetivo de conseguir titulares. Necesitamos partidos con vocación de gobierno que se dediquen a gestionar con eficiencia las competencias de ámbito autonómico y no a hacer aquello que le corresponde al gobierno central o a los ayuntamientos. Un gobierno que no apueste por más intervencionismo público en la sociedad como defiende la izquierda catalana, sea de la mano del PSC, de ICV o de C’s, sino un gobierno de ámbito autonómico que tenga la libertad del individuo en el centro de su proyecto político y que rompa completamente con el separatismo, con sus subvenciones, con sus imposiciones y prohibiciones. Sólo así podremos poner un rayo de esperanza a nuestro futuro frente a la actual situación de incertidumbre y desgobierno que se vive en Catalunya.



Alta Velocidad1Alta Velocidad2

Catalunya se ha convertido en la primera Comunidad Autónoma no uniprovincial en tener todas sus capitales de provincia conectadas por la alta velocidad, a la que también hay que sumar la ciudad de Figueres.

Esta obra sitúa a España como el país con más quilómetros de alta velocidad de toda Europa y el segundo del mundo, tan solo por detrás de China.

Algunos dudan del retorno que tiene la construcción de una gran red de alta velocidad ferroviaria, pero la historia demuestra que la inversión ferroviaria acaba siendo la mejor apuesta para el desarrollo y la evolución de un país. El primer ferrocarril que se construyó en España fue la conexión entre Barcelona y Mataró en el año 1848 y la empresa que lo construyó, entró en quiebra por la poca rentabilidad que tenía dicho ferrocarril en los primeros momentos, sin duda, el paso del tiempo acabó haciendo más que rentable dicho esfuerzo inversor, llevando a tener que establecer una red de ferrocarril que uniera una gran cantidad de municipios de Catalunya y de toda España. Si en lugar de esperar a 1848 y con el retraso y lentitud con el que se realizó, España hubiera apostado, desde un inicio, por la construcción de un ferrocarril de corta, media y larga en aquellos años, muy probablemente la revolución industrial hubiera tenido un resultado diferente así como el peso económico de España en el mundo durante aquellos años. En esta línea, el Reino Unido consiguió convertirse en la gran potencia económica del siglo XVIII yXIX con la revolución industrial, gracias a saber crear una red de ferrocarriles a lo largo de su territorio, lo que les permitió, ser con diferencia, en aquellos años, el país más pujante y dinámico del mundo.

Así mismo, a día de hoy, gracias a la fuerte apuesta de más de 20 años por la alta velocidad, España se ha convertido en un referente en la construcción de líneas de alta velocidad. Hoy reclaman los servicios de empresas públicas y privadas españolas en lugares como Israel, Rusia o Brasil y hoy empresas españolas de capital público y privado ya están construyendo la Alta Velocidad a la Meca.

Las barreras físicas que impedían el desarrollo de la economía española se están rompiendo. Cada día las montañas que separan territorios dentro de nuestra geografía son menores. Y la construcción de líneas de AVE une territorios de forma más sostenible, asequible y segura.

Pues bien, mientras el Gobierno de España convierte a Catalunya en la Comunidad Autónoma más conectada en AVE de toda España, a día de hoy, el Gobierno de Artur Mas es incapaz de conectar el metro de Barcelona con el Aeropuerto de El Prat. Ni siquiera a la T2 (la antigua Terminal) ha llegado el metro. En el 2003 se planeó la Línea 9 de metro con 52 estaciones, la  cual, debía conectar Barcelona de norte a sur con el aeropuerto de El Prat. Una década después, tan solo 9 de las 52 estaciones se han construido, lo que significa que se tardará, a este paso, ¡más de 50 años! en conectar el metro con el aeropuerto. Una mala noticia que demuestra la dejadez de los diferentes gobiernos que han estado en la Generalitat en la última década. Una obra que empezó presupuestándose por 2.600 millones de euros y que hoy ya se sitúa entorno a los 16.000 millones de euros. Sin duda, por mucho AVE y Terminales de aeropuerto como la T1 que construya el Gobierno de España, será difícil ganar competitividad y pujanza mientras el Gobierno de la Generalitat sea incapaz de terminar los proyectos más necesarios para el futuro de nuestra economía como es que los catalanes y personas que nos visitan podamos ir ¡desde Barcelona al Aeropuerto en metro! como sucede en muchas de las principales ciudades más desarrolladas de Europa y del mundo.


Imagen

Los 12 escaños perdidos por Artur Mas el pasado 25 de noviembre no le han llevado a realizar ningún tipo de reflexión o autocrítica. Que en 20 meses de gobierno, los partidos que conformaron hasta noviembre de 2010 el tripartit, tengan hoy más escaños que CiU, demuestra la pésima gestión y el cutre liderazgo de Artur Mas al frente de la Generalitat.

Ante el actual primer partido en el Parlament de Catalunya, CiU, con un 30% de votos y 50 diputados (tenían 62 hace dos meses), convirtiéndose en el peor resultado electoral cosechado desde 1980 en términos porcentuales, ante este escenario, el propio Mas ha escogido el peor camino posible.

Artur Mas ha escogido echarse en brazos del partido que en dos ocasiones le impidió que pudiera gobernar aun teniendo más diputados que el resto de formaciones políticas, el mismo partido que fue la clave en la creación ya no de un tripartit, sino de dos gobiernos tripartit. Un partido ahora en casi coalición con un Presidente de la Generalitat, Artur Mas, que los dos juntos, generan miedo en la clase media catalana, en todas aquellas empresas multinacionales que tienen su sede en Barcelona, en todas aquellas PIMES catalanas que basan gran parte de su facturación en comerciar con el resto de España, a todos sus trabajadores, y que además, representan un muro a toda la inversión desde el resto de España, la Unión Europea y el mundo para la economía catalana.

Es un mal pacto que equivoca prioridades. No buscan salir de la crisis sino salir de España y la Unión Europea. No buscan hacer reformas para conseguir una administración más eficiente al servicio de la sociedad y del crecimiento económico sino que buscan simplemente crear ‘estructuras de estado’ para parecerse, en lo posible, a lo que es un ‘estado’ de su tamaño hoy en Europa: Grecia, Portugal e Irlanda. ¿Alguien, en su sano juicio, cree que aquellos que son incapaces de gestionar correctamente una Comunidad Autónoma, serían capaces de crear un ‘estado’ al margen del resto de España y de la Unión Europea?

Pues bien, ante la incapacidad manifiesta para luchar contra la crisis, lo único que nos plantea el pacto Artur Mas – ERC es crear más impuestos – aumentar impuesto del patrimonio, gravar los depósitos bancarios, impuesto a las latas de coca cola, impuesto a las emisiones de los aviones, aumentar el impuesto de Transmisiones Patrimoniales, recuperar el impuesto de sucesiones, gravar a las nucleares, aumentar los peajes de las autopistas competencia de la Generalitat por encima del IPC, incrementar los precios de los servicios de transporte público como metro (T-10 a 9,80 euros) y Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya …- todo esto, con un único objetivo, preparar una consulta de separación de Catalunya del resto de España y la Unión Europea, lo que llevará a más inseguridad e inestabilidad jurídica y social.

Así que 2013 será, sin duda, en Catalunya, un año difícil en el que la sociedad y la economía catalana se verán perjudicadas por los caprichos de Artur Mas y ERC de priorizar su avaricia política a luchar contra la crisis y el paro que ya casi afecta a un millón de catalanes.


El passat Congrés de CDC, Artur Mas es va treure la careta i va iniciar la senda separatista definitivament amb la inclusió dins de la ponència política de la voluntat de convertir a Catalunya en un “estat propi”.

El PPC garantim una Catalunya de tots en front de la "Catalunya de l'estelada" d'Artur Mas

Aquest fet mostra que Artur Mas passa dels 800.000 aturats que hi ha a Catalunya per dedicar-se al seu projecte de divisió, confrontació i separació.  Artur Mas no va ser votat per separar Catalunya de la resta d’Espanya, sinó per prendre mesures per treure a Catalunya de la crisi, per desenvolupar l’economia, per reduir el dèficit i el deute (avui mateix la Generalitat ha tornat a emetre 2.000 milions d’euros en bons a particulars perquè té l’aixeta del crèdit absolutament tancada), doncs bé, davant d’aquesta greu situació econòmica, que porta a que més 200.000 famílies a Catalunya no tinguin cap sou a fi de mes, Artur Mas opta per posar una cortina de fum, per un cantó, intentant minimitzar la política de retallades, d’impagaments, de morositat de la Generalitat, d’aixeta tancada per part de la Generalitat al crèdit de qualsevol entitat financera a qualsevol mercat, de despesa supèrflua malgastada en el seu projecte separatista, amb l’eslògan convergent de “tant si és de dia com de nit, la culpa és de Madrid” i per l’altra, impulsant, en contra de la majoria de la societat, el seu projecte de divisió entre la pròpia societat catalana, negant a molts catalans, que ens sentim molt catalans però que alhora també ens sentim profundament espanyols.

Davant d’aquesta deriva separatista en la que ha entrat Artur Mas, el Partit Popular de Catalunya ens dirigim a la societat catalana, a la gran majoria de catalans que es senten catalans i espanyols, perquè sàpiguen que lluitarem per evitar que aquesta deriva separatista es porti a terme. El PPC seguirem lluitant amb fermesa, exigint que el govern de la Generalitat es dediqui, d’una vegada, a lluitar contra la crisi i no a culpar a tothom de la crisi excepte ells, tot i que gestionen gairebé 40.000 milions d’euros dels impostos dels catalans. Cada català li paguem a Artur Mas 6.349 euros en impostos. Què fa amb tots aquests diners? Volem que rendeixi comptes, que expliqui quines mesures ha pres amb tots aquests diners que paguem els catalans a Artur Mas perquè els gestioni. No volem confrontació sinó ocupació.

El Partit Popular de Catalunya amb la nostra Presidenta Alícia Sánchez-Camacho al capdavant, estem compromesos amb una Catalunya plural, una Catalunya no separada de la resta d’Espanya sinó motor econòmic d’Espanya. Una Catalunya on no haguem d’anar amb passaport a la resta d’Espanya sinó que sigui cosmopolita, moderna, impulsora de la resta d’Espanya. Una Catalunya amb un govern de la Generalitat centrat en els problemes reals de les persones i no en fer cortines de fum, en amagar la realitat per no parlar de l’atur i de les dificultats de moltes persones i famílies per arribar a fi de mes. És aquesta la Catalunya que defensem i que volem impulsar. Canviem la Catalunya de l’estelada d’Artur Mas per una Catalunya de tots!